Noticias

Testimonios PME: Fabio Bozzolo, Ingeniería Civil Bioquímica: “Si tuviera que elegir tan solo un semestre de los 12 que son en mi carrera, definitivamente elegiría el intercambio”

publicado el 20 de April de 2020 / Autor : Fernanda González

Durante el segundo semestre del año pasado, Fabio Bozzolo, estudiante de Ingeniería Civil Bioquímica de nuestra universidad, realizó una estadía semestral para desarrollar su proyecto de título en el prestigioso Politecnico di Torino, Italia. Sobre su experiencia señala que “Muchos y según un amigo chileno que hice allá, debería escribir un libro”.

¿A qué lugar de destino y universidad te fuiste? ¿Por qué? 

Fui a Torino (Turín), Italia en particular al Politecnico di Torino (PoliTO). La elección fue hecha en base a dos factores principales, ambos relacionados con mi proyecto de título. Como estudio Ingeniería Civil Bioquímica, necesitaba un grupo investigativo que trabajara en algún tópico relacionado con mi proyecto de título y en segundo lugar, entre mi escuela y el PoliTO hay una buena relación, por ende gracias al trabajo mancomunado entre la DRI y mis profesores fue posible coordinar la realización del proyecto de título en dicha institución.

¿Cuáles fueron las razones para aventurarte a realizar un intercambio?

Siempre he tenido un ojo en el extranjero, me crié en una familia bi-cultural, por ende entiendo que fuera de Chile existen posibilidades muy distintas para desarrollarse como profesional. Este intercambio fue entonces una primera aproximación a una de esas realidades que ofrecen otros países. Además, gracias a una beca de intercambio que tenía desde que entré a la universidad, afortunadamente el financiamiento no era un impedimento como si lamentablemente lo es para muchos/as otros/as.

¿Cómo fue la experiencia? 

Creo que si tuviera que elegir tan solo un semestre de los 12 que son en mi carrera, solo pensando en lo bien que lo pasé y lo mucho que aprendí, definitivamente elegiría este que hice en Italia. Estar de intercambio es una puerta para conocer culturas de todo el mundo. Además vivir solo con estudiantes también me permitió aprender mucho sobre independencia. No puedo describir todas las cosas que me hicieron crecer durante este semestre porque son muchas, pero en resumen: en Italia se vive bien.

¿Existieron momentos de choque cultural? Si es así, ¿cuáles y cómo los llevaste?

Como mencioné antes, desde pequeño me ha tocado lidiar con las diferencias culturales en mi casa. Mi mamá es extranjera y muchas veces me ha tocado ser intermediario entre los choques culturales. En mi casa en Torino, vivía con un chico de Túnez y un chino. Eramos completamente diferentes, en especial en términos de limpieza. Nos llevamos muy bien entre todos y siempre con respeto y paciencia era posible mantener ese departamento limpio y ordenado. Una realidad que nunca había experimentado en cuanto a choque cultural fue en las relaciones amorosas, los latinos tenemos una forma muy entregada o cariñosa de vivir el romance, cosa que no siempre es muy recíproca en especial desde los/as europeos/as. Digamos que ese problema nunca lo pude resolver jajaja.

¿Qué logros académicos y personales sientes que te permitió desarrollar la experiencia?

Terminar mi proyecto de título, trabajar en laboratorios con personas muy capaces, conocer el mundo de los estudiantes de doctorado y aprender italiano creo que fueron mis grandes aprendizajes en el ámbito académico. En cuanto a lo personal, aprendí a valerme por mí mismo, a abrirme a otras personalidades en pos de una buena convivencia y a conocerme mejor.

¿Momentos memorables?

Muchos y según un amigo chileno que hice allá, debería escribir un libro. Ahora, en pocas palabras, digamos que tuve muy buenas fiestas, hice muy buenas fiestas en la casa, hice muy buenos amigos, me enamoré, me rompieron el corazón, rompí corazones y luego me volví a enamorar. Además, conocí lugares preciosos. Fui con mi primo a conocer el pueblo de dónde vienen nuestros antepasados, visité familia y cómo no, escalé en lugares hermosos y casi legendarios en el mundo de la escalada deportiva. Uff y casi olvido, volví justo de Italia escapando del Coronavirus.

¿Algún episodio difícil sobre el intercambio?

Claro, dentro del libro debería haber un capítulo especial para la mala suerte que tuve en algunos momentos del intercambio, pero en resumen: me robaron la bici, se me rompió el celular, se me perdió el cargador del computador y se me reventó una botella de salsa de tomate en una bolsa de género y todo eso en una sola semana. Más adelante, me asaltaron y ese quizás fue el momento menos agradable, pero por suerte no me pasó nada muy terrible y todos los momentos buenos compensaron esos tragos amargos. Además, gracias a mis amigos siempre me sentí apoyado y me ayudaron a salir de los pequeños problemas que se iban presentando. También el tema del estallido social en Chile me afectó mucho, sentía que mientras todos/as se manifestaban yo estaba disfrutando la vida de lo lindo, fue un poco chocante y me sentí hasta culpable debido a eso.

¿Recomendaciones para quiénes piensen postular a un intercambio?

Que se preparen para el mejor semestre de la universidad, para abrirse a otras culturas y a enfrentarse a ellos/as mismos/as. Lo que también recomiendo es que no dejen de ser responsables, debido a que muchas veces uno piensa que en otros países no suceden las cosas que pasan a menudo en Latinoamérica (robos, asaltos, etc.) pero sí ocurren.

Describe la experiencia en tres palabras

Amistad, alegrías y aprendizaje

“Quiero agradecerle a mis profesores y a la DRI por confiar en mí para realizar este intercambio, por el apoyo brindado tanto académico como monetario. Además, a mi familia y amigos que siempre estuvieron ahí para apoyarme cuando era necesario y espero que todas las partes con las que tuve relación alguna durante este intercambio hayan sentido que fue bueno que lo haya realizado y que se sientan satisfechas con la decisión de haberme enviado”. 

Puedes compartir esto


Fan Page